En Buenos Aires se habla de ocupaciones ilegales de tierras cuando los responsables son pobres. En cambio: la mirada es diferente cuando se refiere a urbanizaciones de los ricos, muchas de ellas, muy irregulares. 

Según registros de la provincia, sobre 871 barrios cerrados, el 25% no está registrado formalmente, por lo cual no paga impuestos. Se trata de 230 countries. 

Según el instituto que se ocupa de la recaudación impositiva bonaerense (ARBA), se trata de 1.500 millones de pesos al año para el fisco bonaerense. En ese sentido, contó que desde ARBA se realizan inspecciones oculares presenciales sobre esas urbanizaciones cerradas, luego se les cursan notificaciones e intimaciones, y "ahí avanza el trámite, que muchas veces termina judicializado porque los desarrolladores eligen no pagar".

Al respecto, el titular del ARBA, Cristian Girard, dijo que también la fiscalización satelital permite al organismo recaudador detectar metros cuadrados construidos no declarados. "Ahí tenemos unos 200 millones de pesos de evasión de metros no declarados ante ARBA. Sobre eso, notificamos, determinamos de oficio y se va poniendo en regla. Vamos avanzando, pero todavía falta", puntualizó.