En el marco de Día Mundial de la Lucha contra el Sida, que se conmemora cada 1° de diciembre, el futuro presidente Alberto Fernández anunció que el Estado volverá a “asumir su responsabilidad en la respuesta al VIH” ya que garantizará su tratamiento, financiará la investigación y garantizará la Educación Sexual Integral.

En esa línea, el mandatario electo aseguró que tiene el “compromiso” y la “decisión política” de “asegurar el tratamiento, expandir el testeo, ampliar la distribución de preservativos, financiar la investigación y garantizar la ESI” para hacer frente a la enfermedad.

Durante los cuatro años de Mauricio Macri a frente del Estado, el presupuesto asignado a programas de prevención del HIV, como los testeos gratuitos o la entrega de preservativos, disminuyó considerablemente, como también la cobertura gratuita del tratamiento para portadores de HIV se vio afectada por la falta de medicamentos.

Por otra parte, el reclamo de las organizaciones especializadas en prevenir y tratar la enfermedad es que no pierda estado parlamentario la ley nacional de sida y enfermedades de transmisión sexual (ITS) que adecuaría a las condiciones actuales la ley sancionada en 1990. Las organizaciones civiles y activistas denunciaron que el bloque oficialista se negó a tratar el proyecto y que como la ley vigente tiene más de treinta años, se impone una actualización.