Miguel Pesce se reunió este martes con representantes de los bancos de todo el país con el fin de avanzar en una reducción de las usurarias tasas de interés que se cobran en la actualidad a los poseedores de tarjetas de crédito que no cancelan el saldo total de las facturas.

La entidad monetaria busca limitar las tasas de interés, que si bien el promedio actual sobre el saldo no pagado es de aproximadamente el 120%, algunos bancos cobran más del 200% y hasta el 220 por ciento anual. De ese 120% promedio, el Central podría bajar drásticamente la cifra hasta el 78%, 

El pedido tuvo lugar durante una reunión en la sede del Ministerio de Producción de la que también participaron el titular de la cartera, Matías Kulfas, y los presidentes de la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba) y de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Javier Bolzico y Claudio Cesario, dos de los nombres más poderosos de la economía argentina.

"Vamos a acompañar a las pymes, queremos un sector financiero al servicio de la producción y no al revés. También planteamos una baja en el financiamiento de las tarjetas de crédito para aliviar la carga de los argentinos e impulsar el consumo", remarcó Kulfas en una reunión posterior con representantes de la industria.

Durante el encuentro se habló también sobre la continuidad del plan Ahora 12, cuya vigencia culmina el próximo 31 de marzo.

Según establece la Ley de Tarjetas, el costo financiero no puede superar en un 25% lo que se cobra por las líneas de préstamos personales.

Fuente: Infonews