Hace tres semanas comenzó el debate del Aporte Solidario y Extraordinario a las grandes fortunas en comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados presidida por el diputado del Frente de Todos, Carlos Heller, y el campo ya le saltó a la yugular al legislador.

En un comunicado firmado por la Sociedad Rural de Rojas, la Sociedad Rural de San Pedro, la Sociedad Rural de Baradero, la Asociación de Productores de Areco (ARPA), la Asociación de Productores Rurales de Arrecifes, y la Asociación de Productores Agropecuarios de Carmen de Areco (APACA), repudiaron su actuación.

“Nos vemos obligados a repudiar la actitud del Presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Presidente del banco Credicoop Ltdo. y dirigente del Movimiento Cooperativo, quien ha demostrado ser un permanente detractor de la producción rural”, escribieron en el documento referido a Carlos Heller.

Las entidades rurales entienden que serán alcanzados “una vez más por esta nueva imposición económica, llamada – APORTE SOLIDARIO Y EXTRORDINARIO A LAS GRANDES FORTUNAS– nada más alejado de la actividad e inversión productiva”.

Pero fueron más allá, como represalia solicitaron a los productores que “dejen de operar con dicha entidad bancaria cerrando todas sus cuentas en el Banco Credicoop Ltdo” (que preside Carlos Heller), como manifestación “activa y legal de expresar nuestro rechazo ante un nuevo impuesto que alcanzará también a pequeños productores y contratistas debido a los altos valores de la maquinaria agrícola y agravará aún más la presión fiscal ya insoportable”.

Por su parte, la conducción de la Asociación Bancaria repudió "la campaña golpista, antisocial y antinacional" contra el Banco Credicoop y el diputado del Frente de Todos, Carlos Heller, a partir de "su posición sobre el necesario impuesto a las grandes fortunas".

Los secretarios general y de Prensa de la AB, Sergio Palazzo y Eduardo Berrozpe, repudiaron esa "campaña" contra Heller, originada en "su posición sobre el necesario impuesto a las grandes fortunas", y también en perjuicio de la entidad cooperativa Credicoop, "una fuente de empleo para miles de trabajadores".

"Las actitudes golpistas y antidemocráticas son promovidas desde el poder económico por el solo hecho de confrontar con el egoísmo de los muy ricos, quienes se niegan a asumir su responsabilidad social en el contexto de una emergencia sin precedentes".

Los dirigentes explicaron que Credicoop, una entidad cooperativa con impronta de servicio público a la que se asocian sus usuarios, tiene "el 50% de las sucursales en áreas agrícola-ganaderas", y señalaron que en "un 30% de ellas comparte presencia con la banca pública, y sólo un 14% está en el área metropolitana Buenos Aires".

Fuente: Infocielo, Diario Registrado