Nordelta volvió a ser noticia. E sta vez con la realización de una fiesta clandestina con más de 70 personas que fue denunciada por un vecino.

Lo insólito del caso es que el propietario de la vivienda ubicada en el barrio privado Yacht, donde este sábado se realizaba la fiesta ilegal, se puso a interrogar a los efectivos policiales de la Superintendencia de Seguridad Región Norte I que concurrieron al lugar ante la denuncia .

Incluso los amenazó con una "causa penal" por haber ingresado a su propiedad, lo que ningún policía hizo, y por haber accedido al barrio privado mientras cometía el delito.

Finalmente, el sujeto fue notificado de las diferentes infracciones cometidas y la causa quedó a cargo del Juzgado Federal de la Dra. Dores.

Fuente: Minuto Uno