En una de las últimas sesiones del año, los diputados de todos los bloques se pararon y le dedicaron un largo aplauso, a Emilio Monzó, mientras el titular de la Cámara baja miraba emocionado desde la presidencia.

La particular escena sucedió durante la moción de privilegio que utilizó la diputada Graciela Camaño para homenajear a algunos de los diputados que dejan la Cámara, como Axel Kicillof, Diego Bossio, Pablo Kosiner y Nicolás Massot, entre otros. 

“Usted ha sido un gran presidente, su fuerza no lo supo interpretar”, le dedicó Camaño, y en ese momento a Monzó se le humedecieron los ojos. Luego, cuando todos los diputados del recinto empezaron a aplaudirlo de pie, quebró en llanto.

Otro de los legisladores que reconoció el rol de Monzó en la Cámara baja fue Agustín Rossi, jefe del bloque del Frente de Todos. “Lo mejor que logró es que nosotros nos sintiésemos cómodos con usted como presidente. Nosotros sentíamos que no iba a haber desde esa presidencia la respuesta fuera de los cánones normales de la política. Valoramos muchísimo su presidencia", aseguró.