El consumo interno de productos lácteos creció 5% durante 2020, mientras la exportación se incrementó casi 19%, informó el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Los datos surgen del Balance Lácteo Anual publicado por la Dirección Nacional de Lechería del Ministerio, desde donde marcaron que “adquieren una relevancia mayor si se tiene en cuenta que los números venían bajando en los últimos cuatro años”.

Durante el año pasado durante la pandemia del coronavirus se alcanzaron los 190,9 litros per cápita (un nivel similar al alcanzado en el trascurso de 2016), frente a los 182,2 de 2019. Es decir: para los sectores populares fue mucho peor el macrismo que la pandemia de coronavirus. 

La cartera de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación resaltó además el aumento de los envíos al exterior, que representaron el año pasado el 23% en toneladas y dólares.

Según el informe, el repunte del consumo local y los embarques fue posible debido a un crecimiento del 7%, en comparación con el año anterior, de la producción primaria, mientras que las importaciones disminuyeron en un 47%.

El consumo de leche es uno de los indicadores que el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, marcó como de referencia para saber la situación de los sectores más vulnerables.

Un programa destinado a atacar la baja del consumo de lácteos fue la tarjeta Alimentar. Del monto de los plásticos el 60%, de acuerdo a datos oficiales, van destinados a la compra de leche, carnes, frutas y verduras.  

"Se trata de números importantes para la cadena láctea, en un año en el que tuvimos que afrontar las dificultades ocasionadas por la pandemia”, expresó el director nacional de Lechería, Arturo Videla.

El funcionario agregó que de este modo se mostró “la capacidad del sector para sostener e incrementar la producción para garantizar el abastecimiento interno y mejorar los niveles de exportaciones".