Cerca de 2.000 personas infectadas con el nuevo coronavirus murieron en Estados Unidos en las últimas 24 horas. La cifra diaria de 1.939 es el peor balance en un día para un país en todo el mundo desde el inicio de la pandemia, y eleva a 12.722 el número total de muertes en Estados Unidos.

La primera potencia mundial se acerca así a los dos países más enlutados hasta ahora: Italia (17.127 muertos) y España (13.798). Solo Estados Unidos tiene más de una cuarta parte de los casos declarados oficialmente en todo el mundo: 396.223 en total, 29.609 más en el último.

Hoy, además, las cosas podrían empeorar y el número de muertos en una jornada podría llegar a 3000. Estados Unidos se muestra impotente ante el alcance de la enfermedad, que fue ninguneada en un primer momento por el presidente Donald Trump. 

Justamente, Trump buscó desviar la atención de la grave crisis sanitaria que vive su país al generar una controversia con la Organización Mundial de la Salud. El mandatario aseguró que estudia no destinarle más fondos a esa organización porque "está muy inclinada hacia China".