El dólar cerró casi estable este viernes a $60,31 - un centavo más que en la víspera- en agencias y bancos de la city porteña, de acuerdo al promedio publicado de ámbito.com. En la semana avanzó 22 centavos.

Son embargo, se estiró la brecha entre el dólar oficial y los alternativos, sea el blue o el contado con liqui. El primero cerró en 63 y el segundo superó los 68 pesos. 

"Las brechas vuelven a presentarse más presionadas porque se extiende el drenaje de depósitos y reservas, una adversa dinámica que podría derivar a corto plazo en que se profundicen el control de cambios", resumió un operador financiero a Ámbito. 

El escenario es el peor más si se considera que casi con seguridad el Gobierno perderá las elecciones nacional de octubre. Esa derrota podría precipitar otra corrida cambiaria. ¿Se incrementará el cepo? La economía argentina sigue en terapia intensiva.