"Buenas tardes a todos. Voy a usar este poquito de aire que tengo. Me acaban de traer de una sala a una sala intermedia. Mi único fin de este video que estoy haciendo no tiene que ver con el morbo sino simplemente por empatía. Es una muestra de solidaridad contra toda esa gente que descree un poco de la enfermedad", aseguró en un video el empresario cordobés Ariel Tondo, quien se había burlado del coronavirus en sus redes sociales. 

"Yo tampoco era consciente de la gravedad que tenía. Quiero contar un poquito cómo es, cómo se desarrolla y cómo son las posibles complicaciones. No quiere decir que lo que me pasó a mí, le va a pasar a todo el mundo. Algunos lo transitarán de manera más leve, pero es muy importante que les diga dos o tres cosas porque no quiero que les suceda. Yo siempre, en la vida, traté de ayudar a todos. Y ahora no puedo ser menos teniendo la información que tengo", contó el empresario, muy afectado por la enfermedad. 

En cuanto a los síntomas que tiene y las dificultades que el coronavirus le presentó, Tondo manifestó: “El día lunes me diagnosticaron Covid-19 positivo. El martes colapsaron los dos pulmomes. Tuve 39 grados de fiebre. A las cuatro de la mañana me fui solo en el auto porque tengo Covid-19, llegué solo al (Hospital) Allende".

Y siguió: "Me hicieron una tomografía, estaba lleno de gente, y me dieron un poco de oxígeno. Me diagnosticaron la neumonía bilateral. Me dijeron que no tenían camas. Y ahí es donde les quiero contar cómo se complica lo que uno cree puede ser fácil. Esta enfermedad nos iguala a todos, al de abajo, al del medio y al de arriba. No existe la plata, no existe nada. Cuando no hay camas, no hay camas. Cuando no hay camas y necesitás una cama: estás complicado. Por un conocido, se liberó una cama en el Hospital Italiano. Me fui como pude a internarme y al rato ya estaba siendo asistido por los médicos, que la verdad que son increíbles. Están aterrorizados, entran como astronautas a la habitación".

A modo de reflexión y para finalizar el extenso video que publicó, el empresario cordobés señaló que la enfermedad claramente no está exagerada por las autoridades sanitarias y los políticos: "Para quienes descreían, y decían que era un invento de la política, está destinada a matarte. Ataca a todos los órganos. Sean conscientes de lo que les estoy diciendo. No se enfermen, no hay cama en toda la ciudad de Córdoba”.