Finalmente, el FMI accedió a realizar un comunicado que respalde la posición argentina en la negociación que el país lleva adelante por la deuda externa. "La deuda Argentina es insostenible", aseguraron. 

Luego de una semana de continuas reuniones con los ministros económicos de Alberto Fernández, la misión del Fondo Monetario Internacional se retiró con duras críticas al nivel de endeudamiento actual, pero conforme con los avances de Alberto Fernández.

Además, en los próximos días, el mandamás de Economía, Martín Guzmán, se encontrará con la titular del organismo, Kristalina Georgieva, en la cumbre del G20 en Arabia Saudita.

"Compartimos el objetivo general de las autoridades de restablecer el crecimiento y reducir la pobreza, y al mismo tiempo fortalecer los equilibrios fiscal y externo", plantearon los técnicos del FMI. 

Y siguieron: "El personal del FMI ahora evalúa que la deuda de Argentina no es sostenible". Esa frase tiene que ver con la posición que el organismo asumió durante el gobierno de Mauricio Macri, al que le prestó 50 mil millones de dólares a pesar de su perfil macroeconómico. Una buena parte de esa plata se fugó. 

Ahora, el organismo le pidió a los acreedores privados que acepten una quita de deuda en sus negociaciones con Argentina. "Una operación de deuda definitiva, que genere una contribución apreciable de los acreedores privados, para ayudar a restaurar la sostenibilidad de la deuda con una alta probabilidad", insistieron.