El Fondo Monetario Internacional (FMI), confirmó que destinará otros u$s10.870 millones a la Argentina luego de la tercera revisión del programa stand by que el gobierno y el organismo multilateral firmaron a mitad de 2018 y renegociaron en septiembre. En se sentido, los técnicos advirtieron que "lograr un déficit primario cero en 2019”, tal como fue acordado por el Gobierno, “requerirá una mayor restricción en el gasto gubernamental".

La información surge del reporte del staff del FMI, que lleva la firma del jefe de la misión del Fondo en el país, Roberto Cardarelli. "El personal del FMI y las autoridades argentinas han llegado a un acuerdo sobre la tercera revisión del programa económico respaldado por el Acuerdo Stand-By. Sujeto a la aprobación del Directorio Ejecutivo, Argentina tendría acceso a aproximadamente u$s10.870 millones (equivalente a DEG 7,8 millones). Se espera que la revisión del Directorio Ejecutivo ocurra en las próximas semanas", escribió el FMI en un comunicado. Los Derechos Especiales de Giro o DEG son algo así como la moneda del Fondo. Un DEG equivale a 1,39 dólar.

Al tiempo que el FMI felicita al Gobierno, el organismo advierte que Cambiemos deberá hacer un ajuste mayor en el gasto público para lograr el compromiso de déficit primario cero este año. "Las autoridades han cumplido con su objetivo de déficit primario de 2018, demostrando determinación en la eliminación de la vulnerabilidad asociada con el desequilibrio fiscal de Argentina. Lograr un déficit primario cero en 2019 requerirá una mayor restricción en el gasto gubernamental. Estos esfuerzos colocarán a la deuda de Argentina en relación al PBI en un camino decisivo a la baja. Será fundamental que los programas de gasto social de alto impacto se conserven durante este año y más allá", declaró Cardarelli en el reporte.

Según el Presupuesto 2019, más del 60% del gasto público se destina a pagar jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares y por hijo (AUH). “Apoyamos firmemente los esfuerzos de las autoridades para mitigar el impacto social de las políticas de estabilización necesarias, incluso a través de aumentos recientemente anunciados en el gasto social (que se ajustarán al programa a través de un aumento en el gasto de asistencia social de 0,2 a 0,3 por ciento de PIB)", indicó el FMI.

En otro apartado, el FMI vuelve a la carga con la idea de una reforma laboral. En ese sentido, el organismo aseveró que "será necesario un nuevo impulso de reformas del lado de la oferta para consolidar los logros ya alcanzados por el Gobierno y garantizar una mejora sostenida en los estándares de vida de todos los ciudadanos".

A su vez, el texto del FMI elogió “los esfuerzos de políticas de las autoridades y la firme determinación de abordar los desequilibrios macroeconómicos y promover un plan de estabilización económica”.

Luego, destacó la reducción de los déficit fiscal y externo, "los dos desequilibrios al centro de la crisis financiera de 2018". Y afirmó que si bien "la actividad económica ha sido débil (...) hay buenas perspectivas para una recuperación gradual".