El diputado nacional peronista por la Ciudad de Buenos Aires, Eduardo Valdés, la renuncia de Diego Fernández, el funcionario designado por Horacio Rodríguez Larreta para urbanizar las villas.

Fernández es el responsable de que en las villas no haya agua potable, insumo clave para evitar que se difunda el coronavirus. Por eso, los casos se multiplicaron en las últimas semanas, ante la desidia del gobierno de la Ciudad. 

"La muerte de Ramona Medina, referente del Barrio Padre Mugica, es uno de los hechos más indignantes que han pasado en esta ciudad. La falta de agua potable y de presencia del gobierno porteño hicieron la crónica de una muerte anunciada", resaltó Valdés.

Además, el diputado peronista recordó que Fernández no sólo no hizo nada con las villas sino que ostentaba riqueza cada vez que visitaba esas urbanizaciones precarias. ¡Lo hacía en un BMW, un auto de lujo que vale más de un millón de pesos!