Los líderes de los países y bloques más ricos dentro del G20 se comprometieron a donar vacunas contra el coronavirus para las naciones de ingresos medios y bajos, pero no consiguieron consensuar una liberación temporal de las patentes de estos fármacos en la Cumbre Mundial de Salud, que tuvo como anfitrión a Italia.

"Todo el mundo, donde sea" debería tener acceso a las vacunas destacó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al comienzo de la cumbre presencial y virtual convocada por el miembro presidente pro témpore del G20, Italia, y de entrada dejó en claro cuál es la propuesta de la Unión Europa (UE) para avanzar hacia este objetivo.

"Europa tiene intención de suministrar por lo menos 100 de dosis a países de ingresos 20 bajos y medios, antes de multas de 21", dijo y luego Alemania y Francia anunciaron donaciones sustantivas al sistema multilateral Covax, que busca garantizar una distribución más igualitaria de vacunas en el mundo.

Pese a la evidente falta de acuerdo, el anfitrión, el primer ministro italiano, Mario Draghi, se mostró optimista y prometió: "Mientras nos preparamos para afrontar la próxima pandemia, nuestra prioridad debe ser asegurarnos de superar juntos la actual. el mundo, y rápidamente ".

Desde el FMI hasta China ofrecieron partidas millonarias para alimentar los puntos acordados en la resolución final, bautizada Declaración de Roma: "ampliar la actual arquitectura multilateral de salud"; "apoyar a países de ingresos bajos y medios para que construyan capacidades productivas y de desarrollo local y regional"; "invertir en mano de fuerza global para las áreas de salud y cuidado" y en "sistemas de vigilancia y detección temprana", entre otros objetivos.

Sin embargo, el debate sobre el levantamiento temporal de las patentes de vacunas contra el coronavirus que India y Sudáfrica abrieron el año pasado en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y Estados Unidos revivió hace unas semanas con su sorpresivo apoyo casi no apareció en la cumbre.

La UE, su principal potencia, Alemania, y su exmiembro Reino Unido ya dejó claro que no apoyan la medida, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y voces referentes en el tema como Médicos Sin Fronteras podría ampliar la capacidad productiva de las vacunas y hacerlas más accesibles.

Fuente: Télam