El Gobierno analiza adelantar la revisión pautada para septiembre del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil para adecuar la suba acordada este año que hasta el momento fue del 35% y que haya una actualización que llegue al 45%, debido al aumento de la inflación.

La posibilidad está en estudio y tiene el aval del Gabinete económico y "fue sugerida por la CGT como parte de un combo mayor de medidas orientadas a proteger el poder adquisitivo frente a la inflación". La decisión podría llegar a beneficiar a 900 mil personas que perciben planes sociales y a la larga también tiene a adecuar los valores de 4,5 millones de programas para sectores vulnerables.

En abril se reunió el Consejo del Salario y consiguió el acuerdo de empleadores y representantes sindicales para llevar de 21.600 a 29.160 pesos el piso formal en siete tramos que terminarán de pagarse en febrero próximo. Desde este mes el valor es de 25.272 pesos. En caso de alinearse con las últimas paritarias el salario mínimo podría trepar antes de tiempo a 31.320, un valor que se encuentra más cerca de la mitad del costo actual de una canasta básica de bienes y servicios.

Ese aumento que se fijó del 35% era unos puntos más de la inflación prevista para este año que se estima que llegue al 29%. En esos parámetros fueron también los cierres paritarios de algunas de las actividades más influyentes, como la de los gremios de Comercio, metalúrgicos (UOM) o estatales (UPCN). Pero la inflación no deja de subir y varios gremios están pidiendo que se adelante la discusión salarial y acordar una actualización que vaya aorde a la suba inflacionaria.

En ese punto, Camioneros conducido por el histórico dirigente Hugo Moyano acordó un incremento de 45% en tres tramos. Y la semana pasada se habilitó un nuevo sendero con la renegociación antes de tiempo de dos paritarias que habían cerrado a principios de año: los encargados de edificios (Suterh), que treparon de 32% a 44,8 por ciento vía un adicional de $ 8.000 hasta febrero, y la Asociación Bancaria, que llevó su 29% original a 43 por ciento. Ambos gremios adelantaron tres meses las revisiones que habían pautado en sus respectivos acuerdos paritarios.

Fuente. El Destape