“En mi gobierno, ningún trabajador va a pagar el Impuesto a las Ganancias” fue una de las tantas promesas incumplidas del entonces candidato a presidente Mauricio Macri durante la campaña electoral de 2015

Actualmente, no solo una mayor cantidad de trabajadores pagan Ganancias, sino que una resolución de Anses obligará a unos 50 mil jubilados nuevos a tributar el impuesto y eleva considerablemente el monto a quienes ya lo estaban haciendo.

La medida, que empieza a regir con el pago de haber de enero y representa una de las exigencias del Fondo Monetario Internacional en materia previsional, modifica la forma en que se computa la jubilación y la pensión que recibe un mismo beneficiario. Hasta el momento, el gravamen se calculaba por beneficio y no por beneficiario, es decir por jubilación y por pensión. Con esta reforma, se hará de forma conjunta por lo que se estima que entre 40 y 50 mil jubilados se sumarán al pago del impuesto.

A partir del acuerdo con el FMI, el gobierno encontró en los jubilados una variable de ajuste. A partir de la reforma que modificó la movilidad jubilataria, que se aplicó por primera vez el año paso, los adultos mayores tuvieron una pérdida de su poder de compra del 7 por ciento con respecto a la inflación.

Más exigencias

La medida del ANSES responde a una serie de exigencias del organismo que conduce Christine Lagarde al gobierno nacional. Acorde a un documento técnico del FMI, existen otras reformas estructurales que Macri aún no pudo implementar por el rechazo popular, como son el aumento de la edad jubilatoria y la reducción del monto de los haberes para los futuros jubilados.