Se trata de una fracción de las 300 mil dosis enviadas desde Rusia al país a fines del mes pasado, que empezaron a ser aplicadas al personal de salud, de entre 18 y 59 años, que trabaja en terapia intensiva y en laboratorios de microbiología de los grandes aglomerados urbanos de las 24 jurisdicciones del país.

Según remarcaron desde la orbita nacional, la idea es poner esfuerzo y expectativa en avanzar rápido con la vacunación, además de profundizar una campaña de concientización en las redes sociales y en los lugares de veraneo, ante el aumento de casos de los últimos días en el AMBA, en varios distritos del interior del país y en comunas de la provincia de Buenos Aires.

El plan de inmunización, en esta primera instancia, está dirigido a los ámbitos y lugares "donde tuvo mayor impacto la pandemia y donde hay más riesgos de una segunda ola", explicó la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

"Se estima que al término de esta semana ya estarán disponibles en todo el país", informó el Ministerio de Salud a través de un comunicado, en el marco de un esquema que se inició el 29 de diciembre último y que establece un reparto "proporcional" a la cantidad de personas con prioridad en esta etapa, que hasta ahora ya vacunó a 52.195 trabajadores de la salud.

El operativo de distribución cuenta con un "sistema de seguimiento en tiempo real", coordinado por el Ministerio de Seguridad.

Fuente: Política Argentina