A la vez que el gobierno Nacional anuncia medidas sanitarias y económicas para contener todas las consecuencias del coronavirus en la Argentina, Alberto Fernández y Martín Guzmán, su ministro de Economía, pidieron posponer por un año el pago al Club de París que vence en mayo y presentará mañana una oferta a los bonistas extranjeros bajo ley internacional que tendría una importante quita.

Según dio a conocer la agencia nacional de noticias Télam, el Ejecutivo nacional solicitó formalmente al foro internacional de países posponer por un año el pago de USD 2.100 millones que vence en mayo. Además, planteó la posibilidad de encarar una renegociación del acuerdo alcanzado con ese foro de países en 2014.

El dato trascendió en un segundo documento girado esta mañana a la Comisión Nacional de Valores de Estados Unidos (SEC, según sus siglas en inglés), anexo al formulario 18-k donde el gobierno argentino, como aspirante a emisor en dicho país, mantiene informado al organismo regulador estadounidense sobre las principales variables económicas.

El texto, al que tuvo acceso la agencia estatal, precisa que hace un mes, el 13 de marzo, Guzmán giró una carta a los miembros del Club de París "expresando la decisión de la República de posponer hasta el 5 de mayo de 2021 el vencimiento del próximo 5 de mayo de 2020, de acuerdo con los términos que la República alcanzó con los miembros del Club de París el 29 de mayo de 2014".

Asimismo, el ministro elevó la semana pasada, el 7 de abril, "una propuesta para modificar los términos existentes de dicho acuerdo alcanzado en 2014, buscando mayormente una extensión de los vencimientos y una significativa reducción de las tasa de interés".

El texto enviado a la SEC expone que la Argentina está en "relaciones constructivas con el Fondo Monetario Internacional" y resalta la intención del país de buscar "un nuevo programa que tratará los términos en que la deuda incurrida bajo el actual programa Stand by acordado en junio de 2018 serían remmplazados hasta que la República pueda tener acceso a los mercados internacionales de deuda a tasas sustentables".

El informe, como es esperable y a pesar de los cuestionamientos opositores acerca de la supuesta falta de "un plan económico", se completa con una descripción detallada de las políticas implementada por el gobierno argentino debido al Covid-19, y las cuentas fiscales y macroeconómicas más recientes.

Por otra parte, el gobierno presentará este jueves la esperada propuesta a los bonistas extranjeros que tienen en su poder papeles soberanos argentinos, con los gobernadores como invitados.

A la vez que transita y combate contra la propagación del coronavirus, el Presidente busca respetar los plazos que se había autoimpuesto y ya tiene lista la propuesta que los tenedores de bonos conocerán oficialmente mañana: según las versiones surgidas sin confirmación oficial, la quita sería mayor de lo que supone el mercado y rondaría entre un 50 y un 60%.

De este modo, empazaría el proceso del canje de deuda para que aquellos bonistas extranjeros entreguen sus viejos papeles y se lleven otros con una considerable reducción.

Así, el Poder Ejecutivo argentino pretende que los bonistas extranjeros acepten las condiciones de una propuesta que va en línea con la actual situación económica y el futuro imperfecto del sistema financiero internacional, jaqueado por la pandemia. Según Infobae, la oferta buscaría la postergación del pago de intereses por cuatro años, es decir, sin abonar cupones en 2020, 2021, 2022 y 2023.

En tanto, a partir de 2024, se paga el interés del uno por ciento y subiría medio punto al año, hasta llegar al interés máximo de la oferta que es cuatro con cincuenta. Entonces, el interés más alto de un cupón recién se percibirá en 2031.

Por otra parte, la propuesta incluiría la suspensión de la amortización del capital por cinco años (hasta 2025) y, por último, el título se pagaría entre 38 y 40 centavos de dólar. 

Argentina ya registró este miércoles una presentación ante la SEC (el ente regulador bursátil de los Estados Unidos). Allí indicó que puede llegar a emitir US$ 51.652 millones en nuevos bonos.