El Gobierno del Frente de Todos decidió que el Programa de Atención Médica Integral (PAMI) lleve adelante la campaña de vacunación para sus afiliados. El organismo de salud tendrá asignada varias dosis de manera directa de parte de Nación y saldrá a vacunar. 

La decisión va en sintonía con los reclamos de la titular del PAMI, Luana Volnovich, que reveló que ofreció a Horacio Rodríguez Larreta los 10 centros de vacunación que el organismo tiene en la Capital Federal, y que gobierno porteño jamás respondió. De hecho, recién el pasado 29 de marzo se abrió la inscripción para que los adultos mayores de 75 años puedan recibir la vacuna.

"En Capital no empezamos a vacunar porque Horacio Rodríguez Larreta no nos ha solicitado nada y la que manda es la jurisdicción. Cada gobernador tiene autonomía para tomar sus propias decisiones. Larreta no empezó a vacunar a afiliados del PAMI porque tenía ciertas dudas sobre la eficacia de la vacuna según ha manifestado", afirmó Volnovich en febrero.   

En todo el 2021, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires tuvo serios problemas para llevar a cabo la campaña de vacunación para combatir el COVID-19. No sólo porque no ha sido veloz o expeditivo a la hora de aplicar las dosis sino porque tampoco supo bien cómo organizar ciertos espacios para que los adultos se vacunen de manera ordenada. 

En ese sentido, cabe recordar el bochornoso hecho del pasado 9 de marzo, cuando el Gobierno de Larreta amontonó a una multitud de jubilados en centros vacunatorios como el del Luna Park, en el barrio de Boedo y en La Rural. Bajo el sol y sin ningún tipo de cuidado, ni sillas, centenares de adultos mayores de 80 años debieron hacer largas filas sin distanciamiento social, ni protocolos para ser atendidos.