A horas de conocerse el nuevo acuerdo con el FMI que incluyó un nuevo adelanto de 7.100 millones de dólares, el Gobierno publicó en el Boletín Oficial la eliminación de la bonificación que se otorgaba a usuarios residenciales de gas que obtuvieran un ahorro en su consumo, y a la vez recortó el subsidio que reciben los beneficiarios de la tarifa social.

La medida de la Secretaría de Gobierno de Energía se hará efectiva desde el lunes próximo. Hasta ahora, los usuarios que lograban consumir 20% menos comparado con un mismo período del año anterior, obtenían una bonificación del 10% en sus facturas. 

De esta forma el Gobierno anunció que “frente a la necesidad de hacer un uso más eficiente de los recursos previstos", ajustará unos “2.350.000.000 millones de pesos para el próximo ejercicio presupuestario 2019" en perjuicio de usuarios residenciales.

En cuanto a los beneficiarios de la tarifa social, mantendrán el 100% bonificado del gas hasta un bloque máximo de consumo (que varía según la zona del país) a partir del cual comenzarán a abonar el total del precio.

"En línea con el objetivo de tender a la racionalización y eficiencia en el consumo, se entiende necesario sostener el esquema de tarifa social al servicio de gas por redes, de modo tal que los beneficiarios de dicha tarifa accedan a un descuento en la liquidación final del servicio equivalente al 100% del precio del gas sobre un bloque de consumo máximo determinado", explicó el texto oficial.