El Gobierno nacional giró a las provincias $20.000 millones del Programa de Emergencia Financiera, que se compone de $60.000 millones de Aportes del Tesoro Nacional y $60.000 millones en forma de créditos a tasa cero para “sostener el normal funcionamiento de las finanzas provinciales y cubrir las necesidades ocasionadas por la epidemia de coronavirus”. 

Según informó a Télam la secretaria de Provincias del ministerio del Interior, Silvina Batakis, dos gobernadores solicitaron los préstamos oficializados hoy en el boletín oficial, que comenzarán a pagarse en diciembre, tienen tres años de gracia y ajustan el capital de acuerdo al Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), ligado a la inflación. Se tratan del chubutense Mariano Arcioni y el tucumano Juan Manzur. 

Batakis señaló que "las provincias pueden enviar desde ahora su pedido, de hecho, Tucumán y Chubut ya lo hicieron", mientras que aclaró que "seguramente habrá distritos que no lo van a pedir". "La semana que viene tendría que estar todo aceitado y se empezarían a entregar los primeros montos", adelantó la funcionaria.

Por lo pronto, el reparto de estos primeros $20.000 millones se realizó en base al índice de Coparticipación Federal Impositiva (CFI), en tanto que los restantes $40.000 millones aún no tienen definido el mecanismo de distribución.

Según detalló el portal BAE, fuentes oficiales precisaron que en ninguna de las dos partidas que conforman el programa está contemplada la Ciudad de Buenos Aires, con la que la Nación negocia por una reducción del coeficiente, y además recibe recursos en base a la coparticipación primaria y no secundaria como las provincias.