A pesar de la buena sintonía que mostraron Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta, en estos primeros 30 días de gestión, el Gobierno nacional planea disminuir en al menos un punto los fondos que recibe la Ciudad de Buenos Aires en materia de coparticipación, que equivaldría a más de 35.000 millones. 

La decisión, de cierta manera, ya había sido anticipada por la actual vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner. En varios de sus discursos de campaña se había quejado de los altos ingresos que recibe la Ciudad en comparación con otros distritos como La Matanza. 

Además, esta baja de la coparticipación busca retrotraer el "favor" que hizo Macri para su aliado político en 2016, cuando con la excusa de la creación de la Policía porteña y el traspaso de la Federal estableció que el porcentaje que recibe Buenos Aires pasara de 1,4% a 3,75% sobre el total de los fondos que se distribuyen entre las 23 provincias más la Ciudad. Luego, en el contexto del Pacto Fiscal, lo redujo a 3,5%.

"Durante toda la campaña me la pasé diciendo que estoy cansado de la Argentina desigual, que concentra en el centro del país tanta riqueza y olvida tanto al norte y al sur, y no me voy a cansar de que en Argentina no hay argentinos del centro y otros periféricos. Todos tenemos derecho a crecer, a tener un techo, a vivir dignamente en el siglo XXI", dijo ayer el propio Fernández durante su discurso en La Leonesa, Chaco, en un acto de entrega de viviendas. 

Desde Juntos por el Cambio ya salieron a quejarse por la situación. "La Constitución es taxativa: el traspaso de funciones es con recursos. Cambiar las reglas de juego y sacarle la coparticipación a CABA cuando presta el servicio de Policía es una clara extorsión. Vuelven al látigo y la billetera contra las provincias  y CABA. #NovuelvenMejores", escribió Patricia Bullrich en su cuenta de Twitter.

También se quejaron legisladores porteños, como Gabriel Solano, del Frente de Izquierda. "Rechazo que se reduzca la coparticipación federal a la Ciudad de Buenos Aires. El objetivo no será favorecer al interior sino hacer un nuevo ajuste para pagar la deuda", manifestó por la misma vía. 

Fuente: El País Digital

El Gobierno porteño, sin embargo, apuesta por tomar una postura más conservadora y esperar a las negociaciones que puedan llegar a tener con el Ejecutivo nacional. Si bien esperaban una medida como esta, creían que podía haberse llamado a una reunión antes para hablar del tema, antes que se revelara a los medios de comunicación.

Fuera del acuerdo de coparticipación de 1988, los cambios en el porcentaje de coparticipación que recibe la Ciudad se determina por decreto presidencial y ese dinero pasaría al Tesoro Nacional.

La Ciudad es el distrito que, por lejos, más dinero recauda por sus propios medios. Para ejemplificarlo, los fondos de coparticipación que recibió el año pasado, de 80.000 millones, representaron tan solo el 11% del presupuesto utilizado. Por eso, sostienen desde la Rosada, un cambio como el que se planea no influiría de manera determinante, como sí podría pasar con otras provincias.

Sin embargo, desde el Gobierno porteño remarcan que la Ciudad aporta el 25% de la recaudación total del país, el segundo distrito que más aporta luego de la provincia de Buenos Aires, y que en el reparto de fondos coparticipables no se encuentra ni dentro de los primeros diez puestos. 

Igualmente, la decisión ya está tomada, y solo resta conocer cuál será el porcentaje final que se recortará. Ayer, durante el acto en Chaco, el presidente no dudo en calificar a Buenos Aires como "una ciudad rica y opulenta".