En medio de la creciente disputa política en cuanto al arribo de la vacuna rusa contra el coronavirus adquirida por el Gobierno nacional, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, salió a llevar tranquilidad a la ciudadanía y aclaró que “no será obligatoria”.

La funcionaria sostuvo que "es el momento de dar un paso bien grande, de superar cualquier grieta" y destacó la importancia de que la población entienda "la estrategia del Estado nacional" en el tema.

"La aplicación de ninguna vacuna contra la Covid va a ser obligatoria. Lo que explicamos es que las vacunas del calendario, por ley, son gratuitas y obligatorias, y que esta vacuna es una situación especial, excepcional", aseguró Vizzotti.

La funcionaria rectificó así sus propios dichos y los del jefe de Gabinete del Ministerio de Salud, Lisandro Bonelli, que ayer habían planteado la obligatoriedad. El Gobierno quiere dejar atrás las dudas y dar un mensaje uniforme detrás de lo que esperan sea una de las campañas de vacunación más importantes de la historia.

En declaraciones televisivas, la secretaria de Acceso a la Salud sostuvo que la campaña de vacunación "va a tener una envergadura y tiene particularidades muy grandes, igual que la campaña que se hizo antigripal después de la pandemia H1N1 en 2010".

Asimismo, Vizzotti indicó que el expediente de la vacuna Sputnik V, de origen ruso, "ya ingresó en Anmat para analizarla y avanzar en los debidos procesos", y explicó que se realizará "una campaña extraordinaria" sobre la que apuestan a que "se construya confianza".