En el peor momento de la pandemia, a la espera del famoso "pico" de contagios, que según los especialistas llegará en la primera quincena de junio, Alberto Fernández y su equipo preparan una nueva extensión de la cuarentena, en principio por dos semanas más, hasta el 8 de junio.

En Olivos ya dan por descartado que el aislamiento social preventivo y obligatorio continuará. Este martes, los informes arrojaron un nuevo récord de contagios: 438 positivos en solo 24 horas, aunque la mayoría son en barrios vulnerables de Ciudad y Provincia. El número total de confirmados desde el inicio de la pandemia es de 8809.

Con estas cifras, dentro del Gobierno nacional ni siquiera se piensa en la posibilidad de flexibilizar las medidas restrictivas, ya que, según estiman los infectólogos y demás expertos en el tema, el pico de contagios está cada vez más cerca. 

"No está dicho que el que no fue severo y dejo que la economía siguiera funcionando le haya ido mejor", planteó este martes Fernández durante su visita por la reapertura de la planta de Volkswagen en el partido de Tigre, donde realizó una férrea defensa de la cuarentena implementada el 20 de marzo, cuando el número de casos en el país era muy bajo.

La situación en AMBA

Mientras algunas ciudades de Río Negro y Córdoba tuvieron que volver atrás en la flexibilización, el principal dolor de cabeza para el Gobierno nacional pasa por el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y las continuas pujas entre la Ciudad y la Provincia.

Esta semana, desde la administración de Axel Kicillof salieron a cuestionar la reapertura que estableció Horacio Rodríguez Larreta desde el lunes 11 de mayo.

Hablan de presiones del macrismo hacia el jefe de Gobierno porteño y desde la Provincia evalúan endurecer los controles para evitar la circulación entre ambos distritos. "Una prueba, un ensayo o una idea mal ejecutada puede generar una catástrofe, como ocurrió en otras partes del mundo", advirtió Kicillof este lunes en una entrevista televisiva. 

En territorio bonaerense, este martes comenzaron a reactivarse algunas industrias (aseguran que todas las actividades se realizarán bajo los mayores cuidados sanitarios), pero el Gobierno provincial rechaza la idea de reabrir todavía la actividad comercial para evitar un relajamiento y mayor movimiento de los ciudadanos.  

En la Ciudad el panorama es otro: la semana pasada volvieron gran parte de los comercios minoristas (librerías, jugueterías, florerías, perfumerías, decoración, materiales eléctricos, electrodomésticos, instrumentos musicales y bicicleterías, joyería, relojería, bijouterie, mueblerías, concesionarias de autos y motos, y resto de comercios minoristas excepto indumentaria y calzado), y también se habilitaron los paseos recreativos de menores de 16 años durante los fines de semana.

Pero, ante el incremento de casos, el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós, ya anticipó que este jueves el Ejecutivo porteño se reunirá a evaluar las medidas, y en varias ocasiones advirtió sobre la posibilidad de volver atrás respecto de la flexibilización. 

El anuncio

A nivel nacional, como lo hizo siempre antes de tomar la decisión de extender la cuarentena, Fernández recibirá antes del fin de semana en la residencia presidencial al comité de infectólogos que lo asesora y a los diferentes gobernadores. Tras esas reuniones, el anunció llegaría el viernes o sábado, como ocurrió en las últimas prórrogas. 

Fuente: El País Digital