Mediante el decreto 487/2020, el Gobierno prorrogó por 60 días la prohibición de efectuar despidos sin justa causa y por las causales de falta o disminución de trabajo y fuerza mayor. La medida fue publicada este martes en el Boletín Oficial.

De esta manera, se mantendrán vigentes las relaciones laborales existentes y sus condiciones actuales. Así, en el marco de la cuarentena obligatoria, la prohibición se extiende por dos meses.

Desde el Gobierno indican que esta “crisis excepcional” exige prorrogar la oportuna adopción de medidas. “Asegurando a los trabajadores y a las trabajadoras que esta emergencia no les hará perder sus puestos de trabajo”. En este sentido, la decisión formalizada busca “garantizar el derecho de toda persona a tener la oportunidad de ganarse la vida mediante su trabajo”.

“Resulta indispensable continuar garantizando la conservación de los puestos de trabajo por un plazo razonable. En aras de preservar la paz social y que ello solo será posible si se transita la emergencia con un Diálogo Social en todos los niveles y no con medidas unilaterales de distracto laboral”, explica.

Además, la normativa recuerda que se llevaron adelante una serie de medidas que tienen como objetivo ayudar a las empresas a sobrellevar los efectos de la emergencia. Entre ellas, “la postergación o disminución de diversas obligaciones tributarias y de la seguridad social, la asistencia mediante programas específicos de transferencias de ingresos para contribuir al pago de los salarios. Y la modificación de procedimientos para el acceso a estos beneficios”.

Fuente: Política Argentina