"Esta decisión se basa en la necesidad de asegurar el abastecimiento del grano para los sectores que lo utilizan como materia prima en sus procesos de transformación, básicamente la producción de proteína animal como carne de cerdo, pollo, huevos, leche y feedlot, donde el cereal representa un componente significativo de sus costos de producción", informó en un comunicado.

Esto significa básicamente una medida concreta y gesto del Gobierno nacional para priorizar el maíz para su uso en el mercado interno vinculado a "procesos de transformación" para la producción de carnes y derivados, y así sacarle presión de encima a los precios de los alimentos, que vienen creciendo en los últimos tiempos. 

Hasta el presente, se lleva autorizada la exportación de 34,23 millones de toneladas de maíz de la campaña 2019/20, sobre un total teórico exportable de 38,50 millones de toneladas, es decir que se ha cumplido con el 89% del mismo.

El objetivo de la medida es que las 4,27 millones de toneladas restantes queden disponibles para el consumo interno, con el objeto de asegurar el abastecimiento durante los meses del verano cuando la oferta de cereal tiende a escasear.

Eventualmente y en función de cómo evolucione la oferta y la demanda, así como de las perspectivas de la cosecha de maíz 2020/21, esta cartera evaluará la reapertura del registro.

En lo que va del año el precio del maíz subió de manera significativa, registrando una suba de casi el 40% complicando a aquellas producciones que tienen al cereal como uno de los principales insumos. Ayer en el mercado de referencia de Chicago, el precio del maíz alcanzó su mayor valor de los últimos seis años y medio al cotizar a USD 183,50 la tonelada.

Fuente: Política Argentina