Una investigación de Data Diario sacó a la luz la intención del gobierno de Mauricio Macri de vender terrenos pertenecientes al Estado. Al igual que en lo ocurrido con los terrenos de la Universidad Nacional de San Martíon, a través de una resolución emitida por la Agencia de Administración de Bienes del Estado con fecha del mes de junio de 2018, el gobierno dictó la desafectación de una serie de terrenos que pertenecen a las fuerzas de seguridad y otros son edificios históricos de patrimonio cultural y arquitectónico.

Se trata de terrenos ubicados en la provincia de Buenos Aires y en Córdoba, de grandes extensiones en metros cuadrados y que el gobierno decidió prescindir de ellos.

Entre los terrenos que pretende vender el gobierno se encuentran algunas construcciones históricas que son patrimonio cultural. Uno de ellos es el Palacio Otamendi, ubicado en la localidad de San Fernando. El edificio de patrimonio cultural y arquitectónico estaba en manos del gobierno nacional. En 2017 le quitaron el servicio de seguridad que tenía , dejándolo librado a su propia suerte.

Otro de los predios corresponde al emblemático Palacio Unzué, que se encuentra en Mar del Plata, el cual fue declarado Monumento Histórico Nacional en el año 1997.