La semana pasada, luego de la detención del periodista cordobés Eduardo Presto, acusado por las amenazas de muerte a Cristina Fernández de Kirchner, un grupo de simpatizantes del “youtuber” se hizo presente en la casa de la vicepresidenta para protestar contra la decisión de la justicia.

Dentro del minúsculo grupo que se acercó a la casa de CFK en Buenos Aires, se encontraba Lucio Torres Zavaleta, un joven que protagonizó una llamativa escena lanzando insultos hacia la vicepresidenta y la acusó de “corrupta”.

A partir de la viralización de su video, y tal como la afirma el diputado nacional Rodolfo Tailhade, el joven es hijo de Carolina Biquard, ex funcionaria del gobierno de Mauricio Macri que está siendo investigada en una causa por corrupción durante su gestión en el Fondo Nacional de las Artes.  

Se trata de una investigación por supuestos actos de corrupción el marco de la Feria ARCO 2017, que involucra al entonces ministro de Cultura Pablo Avelluto y hasta a la primera dama Juliana Awada.

La demanda la iniciaron los diputados kirchneristas Liliana Mazzure y Rodolfo Tailhade, que también ampliaron la denuncia a Biquard y Josefina Rouillet, la esposa de Federico Sturzenegger, entonces presidente del Banco Central.

En febrero de 2017, los legisladores denunciaron ante la Justicia Federal a Awada y Avelluto por el gasto de $ 50 millones en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO, en el marco de la gira presidencial de Macri por España.

Lo que se investiga es el ocultamiento de detalles de contrataciones multimillonarias y la posibilidad de que la primera dama y el exfuncionario hayan cometido los delitos de negociaciones incompatibles y defraudación contra la administración pública.

Acorde a lo que detalla el portal “Letra P”, los diputados cuestionaron que "la información detallada de las contrataciones no fueron hechas pública por el Ministerio, por motivos que aún no fueron explicitados". "En función de este evento el ministerio de Cultura de la Nación, a través de su titular, el Sr. Pablo Avelluto, realizó las millonarias contrataciones, cuyos valores rondarían entre un millón y tres millones de euros, lo que sería al cambio actual más de 50.000.000 millones de nuestra moneda de curso legal", agrega la denuncia.

Meses después, los legisladores ampliaron su denuncia hasta Rouillet y el Fondo Nacional de las Artes (FNA), entonces conducido por Biquard, madre del joven que el jueves por la noche se acercó hasta el departamento de CFK en Recoleta para gritarle "corrupta".

Según la denuncia, Rouillet tenía gravitación en la gestión cultural y otorgó, a través del Fondo Nacional de las Artes, 10 “Becas Residencia Arco Madrid” a obras que no fueron publicadas por el gobierno de Macri en el Boletín Oficial ni tampoco fueron difundidas por la cartera que encabeza Avelluto.

La denuncia sigue radicada en el Juzgado 7 a cargo del juez Sebastián Casanello, que investiga el fiscal Franco Picardi.