Durante el acto, el primer mandatario sostuvo: “El Estado de derecho es garantizarle al ciudadano que el que delinque va a ser apresado, procesado, juzgado y condenado, y una vez que cumpla su condena pueda volver a la sociedad, donde nosotros debemos ayudarlo a que se reinserte como corresponde. Pero para que todo eso sea posible es necesario que tengamos jueces técnicamente preparados, moralmente probos y una justicia rápida”.

Y marcó diferencias con el gobierno anterior respecto a la utilización del poder judicial para fines políticos.  “Los años que nos precedieron no fueron un buen ejemplo. Los espías mezclados entre los jueces no son un buen ejemplo. Tampoco usar a los jueces para perseguir opositores ni presionar a gente para que se arrepienta e involucre a otros en las causas”, criticó el mandatario y subrayó: “Eso es el mal uso de las instituciones de un gobierno de turno, y nosotros no queremos nada de eso”.

Durante el acto, acompañaron al Jefe de Estado el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo; los ministros del Interior, Eduardo de Pedro; de Obras Públicas, Gabriel Katopodis y el intendente local, Jorge Ferraresi. Asistió también el presidente de la Suprema Corte de Buenos Aires, Daniel Fernando Soria.

“Cuando me dicen que ahora vamos a volver a la normalidad, les digo: ´¿qué es la normalidad?´. Porque la que conocí antes de la pandemia es una normalidad que genera mucha injusticia, mucha desigualdad, mucho desequilibrio. Es un orden que no mostraba el mejor funcionamiento de las instituciones de la democracia, que no nos ofrecía la mejor seguridad ni la mejor justicia”, señaló Fernández.

Al respecto, el Presidente convocó a construir una “nueva normalidad”, que “nos incluya a todos”, y “donde el estado de derecho se respete”.

En ese sentido, pidió que la Cámara de Diputados trate la reforma que propuso para la Justicia Federal. “A los que más padecen debemos darles una respuesta. Y así como celebré que hubiera más fuerzas de seguridad en las calles, celebro también que haya una mejor justicia”, concluyó.

Por su parte, el gobernador Kicillof sostuvo que la inauguración de hoy va en línea con acercar el acceso de la población a la justicia y remarcó: “Nuestra Suprema Corte ha tratado de eludir todas aquellas cuestiones negras y oscuras de las persecuciones y ha permitido que nuestro sistema judicial funcione como corresponde, y ante eso respondemos dándole todo nuestro apoyo para que siga aplicando el derecho tal cual es, sin bandería política y sin persecuciones”.