El Municipio de Quilmes presentó este martes una denuncia ante la Justicia Federal, por la organización por fuera de las normas establecidas por el protocolo de aislamiento obligatorio contra la pandemia Covid-19, de una fiesta clandestina en plena cuarentena. La denuncia también pide la imputación por apología del delito y desobediencia a funcionarios públicos de los organizadores.

La invitación a la fiesta se promovía por medio de las redes sociales bajo la denominación "Not Covid Party", y estaba prevista para este sábado 4 de julio en el distrito que comanda la intendenta Mayra Mendoza. El único requisito para ingresar era ser paciente recuperado de coronavirus.

La denuncia fue presentada en el juzgado a cargo de Luis Armella, y afirma que el hecho denunciado implica delitos contra la salud y el orden público. Además, desde la comuna informaron que tenían información sobre "una convocatoria" que se había desarrollado "por redes sociales para participar de una fiesta clandestina denominada 'Not Covid Party', dirigida a pacientes recuperados de la Covid-19", destacaron en un comunicado.

En ese sentido, las autoridades municipales señalaron que una fiesta de tales características viola las medidas adoptadas para impedir la propagación de una pandemia y promueve la diseminación de una enfermedad contagiosa.

En ese sentido, desde la agencia de fiscalización y control comunal se comunicaron con uno de los organizadores "para explicarle las consecuencias penales que tenía realizar la fiesta, pero que este manifestó 'estar bien asesorado' y dijo que iba a realizarla de todos modos", lanzaron.

Por su parte, las autoridades locales sostienen que "la sola promoción o, en mayor medida, la realización de la fiesta implica un incumplimiento al Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio dispuesto por el Presidente Alberto Fernández" y "representa un uso irresponsable de las redes sociales a través de la viralización de contenidos que fomentan conductas nocivas para la salud y seguridad de los vecinos".

Entre otras medidas, se pide dar intervención al Ministerio Público Fiscal, precisamente la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (UFECI) a fin de localizar las direcciones IP intervinientes de las publicaciones que promocionaron la fiesta en Internet, y se dé intervención a la AFIP para precisar si existe una posible maniobra de evasión impositiva.