El precio de la harina es sin dudas el índice que más aumentó en estos años y en consecuencia se vio trasladado al precio del pan, ese insumo noble de la mesa de los argentinos que hoy es casi un bien de lujo. Ante la volatilidad de la economía y el aumento de $1000 a $1300 los proveedores frenaron la entrega de las bolsas.

“Está suspendida la venta de harina hasta que se estabilice la economía. Está muy convulsionado todo y desde el viernes de la semana pasada han dejado de haber entregas en el mercado por lo que puede venir. No tienen precios”, señaló Emilio Majori, el presidente de la Federación Industrial Panaderil de la provincia de Buenos Aires.

Hoy por hoy el valor del kilo de pan los 110 y los 120 pesos pero que "debería venderse entre 140 y 145 pesos". La bolsa de harina, materia prima de las panaderías, aumentó su precio en los últimos días de $1.000 a $1.300. Sin embargo, los empresarios del sector advierten que no se están realizando entregas.

“El pan es primordial. Es un producto que prácticamente no falta en la mesa de los argentinos. El mercado está mandando y no pueden dispararse mucho los precios”, aseguró Majori. De todas formas, rechazó que pueda llegar a haber desabastecimiento de pan en estos días.

Según el último Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires (IPCBA), el kilo de pan costaba en septiembre un total de $107 en promedio. El rubro pan y cereales registró un aumento de 55,6% en septiembre en comparación con el mismo mes del año anterior, por encima del promedio general de la inflación porteña que fue de 50,8%.

Fuente: Política Argentina