En el marco de su mensaje para la Cuaresma de este año, Francisco apostó a construir “una economía más justa e inclusiva que la actual” y criticó “la sed desenfrenada de ganancias”.

El jefe de la Iglesia Católica se mostró también crítico “de los abusos contra la vida tanto del no nacido como del anciano”. En este sentido, ratificó  la necesidad de “recordar a los hombres y mujeres de buena voluntad que deben compartir sus bienes con los más necesitados mediante la limosna, como forma de participación personal en la construcción de un mundo más justo”.

Francisco alertó también ante las víctimas “de las múltiples formas de violencia, de los desastres medioambientales, de la distribución injusta de los bienes de la tierra, de la trata de personas en todas sus formas y de la sed desenfrenada de ganancias, que es una forma de idolatría”.

El mensaje fue escrito el 7 de octubre de 2019 y divulgado recién ayer lunes por el Vaticano.

Fuente: Política Argentina