Una vez conocida la denuncia que realizó este jueves el gobierno de Bolivia por la entrega de "material bélico de agentes químicos" al gobierno de facto de Jeanine Áñez, el presidente Alberto Fernández manifestó su "dolor y vergüenza" en una carta envió a su par boliviano, Luis Arce. "Quiero en primer lugar pedirle disculpas a su gobierno y a su pueblo en nombre del pueblo argentino", indicó. 

“Se constató que desde nuestro país se remitió una partida de material que no puede ser interpretada sino como un refuerzo a la capacidad de acción de las fuerzas de sediciosas contra la población boliviana en esos días”, sostuvo Alberto Fernández.

Además, agregó que el envío de 40.000 municiones, granadas y gases lacrimógenos, “se trató de una colaboración. decidida por el gobierno del entonces Presidente Mauricio Macri con la represión militar y policial que sufrieron quienes defendían el orden institucional en su país”.

Fernández aclaró que los hechos denunciados por Bolivia están siendo analizados por un Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

“Guardo para tranquilidad de mi conciencia, haber hecho cuanto estuvo a mi alcance para preservar la vida de Evo Morales, Álvaro García Linera y muchos otros hermanos bolivianos asediados por los golpistas”, recordó Alberto Fernández, quien posibilitó el asilo político de Morales y García Linera en Argentina.

“Nuestras democracias están fuertes. Tenemos que seguir trabajando. Con el respeto y afecto de siempre, juntos para consolidarlas”, cerró Fernández.