A días del inicio de clases, los gremios docentes y el gobierno Nacional llegaron a un acuerdo trascendental en la Paritaria Nacional, y sellaron el salario mínimo de 23 mil pesos. De esta forma llegará a 25 mil a partir de 1 de julio. Ese monto era hasta ahora de $20.250.

De la negociación, participaron el ministro de Educación, Nicolás Trotta y el de Trabajo, Claudio Moroni, y los gremios CTERA, UDA, Sadop (privados), AMET (técnicos) y CEA. Después de este primer paso que significó un aumento del 13%, las negociaciones ya partirán desde ese piso en las provincias. En ese orden, se especula que las clases comiencen normalmente este lunes 2 en la mayor parte del país.

“Esto tiende a comenzar a reducir la brecha salarial que hoy existe", enfatizó Trotta, quien ahora espera que el acuerdo "refrendado por cada uno de los cuerpos de las distintas organizaciones sindicales".

Ahora, el inicio de clases podría estar condicionado o no a partir de lo que se resuelve en las paritarias provinciales, como la que se está dando esta tarde en la Casa de la Provincia de Buenos Aires, en CABA.

Según trascendió, el aumento conseguido es parcial y se especula con una nueva negociación a partir del segundo trimestre. De todas formas, se puntualizó en que se duplicará los montos del Fondo Nacional de incentivo Docente, que llegará a 2400 pesos.

Por su parte, Sonia Alesso, titular de CTERA, destacó que los gremios buscan que el gobierno destine el 6 por ciento del PBI para la Educación, según consta en la ley de paritaria. Más allá del primer pantallazo de acuerdo, Alesso explicó que la decisión se rediscutirá en un Congreso propio. Aunque a la vista está, la mayor parte de los gremios aceptarían este acuerdo.

“El 28 de febrero pondremos esta propuesta a consideración de nuestro Congreso y luego avisaremos al ministro si se ratifica o se rechaza el acuerdo”, expresó.