El presidente de ultraderecha de Brasil, Jair Bolsonaro, es un crítico de la cuarentena y su argumento es económico: sin ella, se defiende mejor el desarrollo productivo del país. De hecho, Bolsonaro critica a la Argentina por seguir esa política, con resultados a la vista: en Brasil ya hay más de 10 mil muertos, mientras que en Argentina no llegan a 400. 

Pero hay algo más: es falso ese dilema entre salud y economía que propone Bolsonaro de un lado de frontera y los macristas, de este lado. Según una investigación de la Universidad de Avellaneda, Brasil caerá 3% en el próximo bienio, mientras Argentina retrocederá menos de 2%. 

"No existe dilema entre salud y economía. Como muestra el gráfico, los países con respuestas sanitarias insuficientes, registran proyecciones de caída macroeconómica peores a las de Argentina. Si no se hubiesen llevado a cabo las medidas de contención, como la cuarentena, las distintas sociedades habrían registrado una cantidad de muertos sin precedentes y también en su actividad económica", asegurarón desde la Universidad de Buenos Aires. 

"La clave radica en tomar medidas que eviten la propagación del virus y, al mismo tiempo, mediante el accionar del Estado ejecutar políticas económicas que reduzcan al mínimo el daño provocado por el paso de la pandemia. Los países que decidieron optar solamente por “la economía”, no solo están atravesando una crisis sanitaria impresionante, sino que también se replica en una profundización de la crisis económica, que es difícil predecir dónde terminará", resumieron.