Nuevos tiempos: empiezan a circulas por los tribunales federales los ex funcionarios del Gobierno de Mauricio Macri. La situación será peor después de diciembre. Ahora, fue el turno del ex ministro de Energía Juan José Aranguren, quien debió explicar si benefició o no a la empresa Shell, de la cual era accionista. 

Durante dos horas el ex funcionario declaró ante el juez federal Luis Rodríguez, quien lo investiga por negociaciones incompatibles con la función pública.

Concretamente, la acusación es por haber dispuesto el aumento de tarifas de gas y la importación a Chile, donde se sospecha que fue con un precio mayor al que se venía pagando. El ganador: Shell. Uno de los accionistas: Aranguren. Total normalidad. 

Tras la indagatoria, y a partir de la cual ahora el juez cuenta con diez días para definir si lo procesa o no, Aranguren aseguró en declaraciones a la agencia NA que "el incremento en el precio del gas no le llega a las compañías petroleras porque el precio que reciben por el gas durante el período 2016-2017, que es el imputado, es el mismo que provenía de un plan gas diseñado por la anterior administración".

En esa causa también fue llamada a indagatoria la actual titular de la Oficina Anticorrupción (OA) Laura Alonso, por no haber impulsado una investigación en virtud de su cargo. Otro papelón más de Alonso, que deberá dar muchas explicaciones a partir del 11 de diciembre, cuando caiga su protección judicial actual.