El ex asesor de Mauricio Macri, el operador judicial “Pepín” Rodríguez Simón se enfrenta a un juicio político y remoción como miembro del Parlamento. Se debe a su “falta de decoro” tras ser requerido por la justicia argentina y fugarse a Uruguay, donde hay ahora un pedido de captura internacional. 

Los miembros del Parlasur, con el voto de 64 de sus 120 miembros, iniciaron el proceso formal que puede derivar en la separación de Rodríguez Simón de su cargo como miembro del Parlamento regional, luego de que el ex asesor de Mauricio Macri viajara a Uruguay hace más de seis meses, cuando la Justicia argentina lo requería en una causa por amenazas y extorsión a los accionistas del Grupo Indalo Cristóbal López y Fabián de Sousa. Ahora, trascendió que Macri lo quiere como candidato a diputado nacional para que su ex hombre fuerte en la Justicia tenga fueros y no vaya preso. Total normalidad. 

"Estamos muy contentos de que haya comenzado el procedimiento de juzgamiento de Rodríguez Simón y vamos a garantizar su derecho a la defensa", dijo el legislador del Parlasur Oscar Laborde, del Frente de Todos. "Sin embargo -agregó- nos parece grave la condición de un parlamentario que tiene que estar a derecho en su país y no profugarse y luego, cuando la justicia lo cita, no se presenta".

Rodríguez Simón viajó a Uruguay en diciembre pasado cuando la jueza María Servini ya lo investigaba en esta causa por amenazas y extorsión y meses después, en mayo de este año, le solicitó formalmente al Gobierno uruguayo ser acogido como refugiado político, tras denunciar que en la Argentina había una "persecución" en su contra.

La jueza Servini ya pidió la indagatoria de Rodríguez Simón y fue en ese momento, en mayo pasado, cuando el ex asesor presidencial dejó en claro que no regresaría a Argentina y le pidió a Uruguay que lo considere como refugiado político, ante lo cual la magistrada lo declaró en rebeldía.

El miércoles pasado, cuando el Parlasur discutía el reglamento para el juicio político en su contra, Rodríguez Simón apareció en la sesión vía Zoom y pidió que el cuerpo establezca un "Código de Ética" para juzgar su accionar, argumentando desconocer cuáles eran los cargos en su contra.

"¿La falta de decoro qué es? ¿Colgarse de la luz de otro? ¿Usar las influencias? Hay que definir cuál es la conducta. Si se hiciera esto, tendríamos un código de ética que defina qué es la falta de decoro, tendríamos el tipo de sanción y de procedimiento a aplicar", aseguró Rodríguez Simón al ensayar una defensa de su caso.

"Ya se le dijo que estar prófugo es una falta ética. Irse del país y negarse a volver para una indagatoria es falta de decoro. Ahora quiere protección y contradice la valentía que demostró durante los cuatro años de gestión de Cambiemos, cuando denostaba al Parlasur y amenazaba con meternos a todos presos al punto de decirnos 'vayan eligiendo los libros porque van a tener tiempo para leer'", señaló el parlamentario Oscar Laborde del Frente de Todos. "Hasta el presidente del cuerpo, Celso Russomanno, que responde a (Jaír) Bolsonaro, votó por este procedimiento", remarcó.