El grupo metalúrgico y minero Eramet de capitales franceses construirá una planta de producción de litio en la provincia de Salta, con una inversión que totalizará los 400 millones de dólares y que cubrirá el 15% de las necesidades europeas de litio, en especial, al mercado de baterías de vehículos eléctricos.

Por otro lado, la previsión es que el desarrollo del proyecto generará más de 2.000 puestos de trabajo directos e indirectos, en el marco del programa que lleva adelante el Gobierno nacional para el desarrollo de la explotación y la industrialización de ese mineral.

El anuncio se conoció luego que Alberto Fernández recibió en su despacho de la Casa Rosada al CEO de Eramine Sudamérica SA, filial local de Eramet, Daniel Chavez Díaz.

Más allá de este anuncio, el país posee 19 proyectos mineros para explotar el litio en distintos grados de avances con un potencial de inversiones de US$ 6.473 millones que le permitirán alcanzar 373.500 toneladas a partir de su capacidad actual de 37.500 toneladas, de acuerdo a cifras de la Secretaría de Minería.

La planta de Eramet, cuya construcción comenzará el primer trimestre de 2022, contará con una participación controlante de 50,1% por parte de la firma francesa y de 49,9% del grupo chino Tsingshan, que contribuirá con US$ 375 millones de los US$ 400 millones que demandará su construcción. Se espera que la planta empiece a funcionar en 2024, y se dedicará al procesamiento de salmuera extraída del yacimiento de Centenario-Ratones en Salta, descubierto en 2012 y sobre el cual Eramet posee "derechos perpetuos" para su concesión desde 2014, para convertirla en carbonato de litio, el componente de base para la industria de almacenamiento de energía.

Respecto al litio, el mercado mundial produce actualmente unas 350.000 toneladas anuales, pero debería alcanzar el millón de toneladas en 2025 y el doble en 2030, según la directora de Eramet, que ya negocia con consorcios de baterías en Europa.