Luego de la media sanción del pasado jueves en la Cámara de Diputados de la Nación al proyecto de Ley impulsado por los legisladores Diego Bossio (Peronismo Federal) y Marco Lavagna (Frente Renovador) que beneficia al Grupo Clarín, editores de diarios bonaerenses emitieron un comunicado este sábado que donde lamentan “la situación terminal en la que se encuentran la mayoría de los diarios y periódicos locales”.

En la misma línea, el texto menciona “sobre todo aquellos que se editan en pequeñas localidades y ciudades del interior -con mercados de lectores y anunciantes acotados a sus coberturas geográficas que limitan sus dos ingresos genuinos (venta de ejemplares y espacios de publicidad)-, se suma ahora la derogación de la mayoría de los artículos de la Ley 26736 de papel para diario, que en diciembre de 2011, democratizó la comercialización de papel para diario”, resumieron.

Luego advierten que de sancionarse dicho proyecto, permitirá a “Papel Prensa” -la única fábrica en la argentina de este insumo básico para los medios escritos-, entre otras atribuciones, “ofrecer descuentos, beneficios y/o promociones sobre el precio de referencia en virtud del volumen de compra”, al que obviamente sólo podrán acceder sus dos principales “accionistas/clientes”, Clarín y La Nación, que consumen el 70 % de la producción de la papelera”.

A su vez, el texto señala que dicha Ley, “ocasionará daños adicionales y no menos graves, como lo son el de limitar a los medios gráficos locales en su Libertad de Informar, y el derecho de los lectores a ser informados a través de la mirada del medio local”.

Luego, aseguran que “este combo explosivo que genera la caída del consumo y el aumento de precios en los insumos, que dañan de gravedad la ecuación económica de nuestras empresas periodísticas, se agrega la discriminación, que en su gran mayoría son objeto en la distribución de la pauta publicitaria, por parte de los gobiernos provincial y nacional”, al tiempo que remarcan que “no son pocas las publicaciones bonaerenses que en los últimos tres años, a pesar de haberse ajustado, no tuvieron otra alternativa que cerrar, como no había ocurrido en la crisis de 2001/2002”.

Para finalizar, la entidad que nuclea a las micro y pequeñas empresa periodísticas, remarcan que “A pesar de la desigualdad de fuerzas con las que los editores de diarios independientes enfrentamos la crisis en la que nos sumergió el actual Modelo Económico, Cadypba seguirá firme en la defensa de la actividad periodística, y el derecho a la información que nuestras comunidades se merecen, en un Estado Democrático”, finaliza el comunicado.