Es el sector que más aumentó, por encima de todos los bienes y servicios de la economía, superando ampliamente la inflación promedio. Se trata de la industria alimenticia, que ahora se resiste a los controles de costos que definió el Gobierno. 

La Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) presentó este lunes un reclamo administrativo ante la Secretaría de Comercio Interior en rechazo a la vigencia del Sistema Informativo para la Implementación de Políticas de Reactivación Económica (Sipre), mediante el cual las empresas deben comunicar mensualmente los valores y stocks de sus productos.

En representación de sus 35 cámaras socias, Copal interpuso "un reclamo administrativo, requiriendo la suspensión de los efectos hasta tanto se evalúe su derogación". Según informó la entidad a través de un comunicado, entre los principales fundamentos se mencionan la "ilegalidad, ilegitimidad e inconstitucionalidad" de la resolución que dio lugar a la creación del Sipre, al considerar que "lejos está de ser una medida que atienda a la real situación que atraviesan las industrias de alimentos y bebidas".

A mediados de marzo pasado, la Secretaría de Comercio Interior definió las primeras 24 actividades de sectores de comercio y de la industria que deberán informar al Sistema Informativo para la Implementación de Políticas de Reactivación Económica (Sipre). De acuerdo con la disposición vigente, las empresas deberán informar mensualmente sus productos comercializados por categorización y desagregación, precisar si es nuevo, vigente o discontinuado, y detallar su agrupamiento según la Clasificación Central de Productos (PC).

Junto a las alimenticias, también tendrán que informar las empresas de las industrias básicas de hierro y acero; y las de fabricación de receptores de radio y televisión, aparatos de grabación y reproducción de sonido y video, y productos conexos; de aparatos de uso doméstico; y de muebles y colchones. La única que elevó un reclamo por estos controles hasta el momento fue la Copal.

La entidad, que preside Daniel Funes de Rioja, dijo que esta medida "intensifica la carga burocrática de las empresas, demandando mayores recursos para atender la normativa establecida, lo que atenta contra la viabilidad, competitividad y sustentabilidad de la industria".

Las empresas deberán dar cuenta de la subcategoría del producto y su respectivo Código EAN (de barras), o en caso de no corresponder, un código equivalente interno del mismo, con sus detalles correspondientes, que son marca, modelo, presentación y unidad de medida. Además, tendrán que informar los productos con destino industrial, de comercialización mayorista y minorista, según corresponda.

La primera presentación deberá realizarse dentro del periodo comprendido entre el 1 y el 10 de abril. Las presentaciones mensuales efectuadas contendrán la información correspondiente a los precios, cantidades y stock del mes inmediato anterior.

Fuente: El Destape