La fuga de capitales alcanzó una cifra récord durante el 2018. Según datos del Banco Central, se fueron del país 23.230 millones de dólares.

Se trata de la fuga más elevada desde el año 2002, cuando por pagos al exterior y fuga de divisas, la fuga llegó a los 2.203 millones de dólares.

El acuerdo que el gobierno nacional firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se cerró en 57 mil millones de dólares, por lo que los números de la fuga de divisas representa más de la mitad de la deuda contraída con el organismo internacional.