Los resultados de las elecciones legislativas, con una importante remontada del Gobierno Nacional, parecen haber reavivado las tensiones dentro del macrismo, entre el PRO y la UCR. Los militantes amarillos cantaron "el que no salta es radical", mientras aparecían en escena los candidatos de esa fuerza política. 

"El que no salta, es radical", se escuchó de fondo durante la intervención del jefe de Gobierno porteño, aún cuando a su lado estaba un referente de la UCR como Martín Lousteau. Los gritos llegaron a tapar a Larreta e incomodaron a los dirigentes, visiblemente molestos. 

No es la primera vez que hay cruces entre las principales fuerzas de la coalición opositora. En el acto de cierre de la campaña, los radicales había silbado a Patricia Bullrich, a la que le cantaron: "No se habla, con Milei no se habla". Para Juntos, la elección iba a significar el inicio de un camino casi seguro a la presidencia del 2023. Ahora ese escenario no está tan claro. ¿Reaparecerán las grietas? ¿Se doblará sin romperse?