Las clases presenciales comenzaron este lunes en La Pampa con un máximo de tres horas para la asistencia de los alumnos, con excepción de cuatro localidades que están en Fase 1 de aislamiento por la suba de casos de coronavirus.

La Pampa había acordado en agosto pasado, con Nación que las clases presenciales comenzarían el lunes 14 de septiembre en la provincia y se definió un protocolo de funcionamiento con los gremios docentes, que contempla una jornada máxima de tres horas y sin la asistencia de la totalidad de la comunidad educativa.

Actualmente, la provincia transita la Fase 5 de aislamiento y tiene 93 casos de coronavirus y 3 fallecidos desde el inicio de la pandemia.

Asimismo, las cuatro localidades exceptuadas de regresar a las clases presenciales son 25 de Mayo, La Adela, Intendente Alvear -con un brote que elevó a 40 los casos positivos- y Bernardo Larroudé con 11 infectados.

"El lunes abren las escuelas, con la jornada máxima de tres horas, los niños no van a volver todos los días y será con protocolos estrictos", había anunciado el viernes pasado el gobernador pampeano Sergio Ziliotto.