Este lunes en la ciudad de Olavarría falló la única cámara que vigilaba las 400 dosis de vacunas Sputnik V en el hospital municipal donde se almacenaban, y se vieron obligados a tirarlas a la basura. 

Estas dosis iban a ser aplicadas al personal de salud local y, a raíz de esto, se iniciarán acciones legales y sumarios internos para determinar qué sucedió y quiénes fueron los responsables. 

Por su parte en diálogo con Perfil, el intendente Ezequiel Galli de Cambiemos buscó desligarse del hecho diciendo que el hospital es responsabilidad de la Provincia. Sobre el incidente, informó que realizaron una denuncia en la justicia para identificar quienes fueron los responsables.

Sobre los rumores de un eventual sabotaje, Galli aseguró: “Esperemos que no sea así, quiero creer que es un desperfecto técnico. La única esperanza que tenemos de salir de la pandemia es a través de la vacunación”.

El plan de salud estaba compuesto por 450 dosis, de las que solo 50 fueron aplicadas cuando llegaron a la localidad bonaerense. Ahora el intendente comentó que esperan que "Región Sanitaria Novena tenga alguna partida como para continuar con el plan de vacunación".