Días atrás los propietarios de la autopartista Coplac decidieron unilateralmente cerrar la planta y despedir a todo su personal. La medida derivó en la intervención del Ministerio de Trabajo que dictó la conciliación obligatoria, medida que exige retrotraer la situación al momento previo al conflicto.

Sin embargo, si bien hubo varias negociaciones, en la tarde del jueves el propietario de la empresa decidió cesar las tareas y en la mañana del viernes los empleados comenzaron a recibir los telegramas de despido.

En total son 67 los trabajadores, incluido el personal jerárquico, ya que la firma decidió cerrar definitivamente la planta disconforme con la postura tomada por los operarios.

Según informó InfoGEI, tras la medida, los trabajadores decidieron levantar el corte de ruta dispuesto sobre Camino Crucero General Belgrano, organizado tras ser cesanteados, y permanecerán en asamblea en las puertas de la fábrica.

Ante el acatamiento de la conciliación por parte del sindicato, el grupo que le toca trabajar a partir de las 6 de la mañana se presentará en la fábrica, a la espera de que los propietarios abran las puertas y pongan las máquinas en funcionamiento.