El bloque de diputados que encabeza Elisa Carrió presentó un proyecto de resolución que reclama al presidente Alberto Fernández que "haga cesar la condición de refugiado del ex presidente boliviano Evo Morales", depuesto en un golpe de Estado el pasado noviembre. 

Para los legisladores de Carrió, “Lejos se encuentra Morales de ser una víctima de persecución política a quien deba otorgarse refugio en nuestro país. El ex presidente de Bolivia ha desatado una crisis sociopolítica en su país por haber violado la voluntad popular que negaba una re-re-reelección para su cuarto mandato consecutivo y haber avalado acciones fraudulentas en las recientes elecciones presidenciales", aseguran.

En ese sentido, el bloque ARI CC asegura que el "Fraude éste comprobado por la investigación que realizó la OEA", la noche misma de las elecciones sembrando sospechas sobre el recuento de votos y hablando de “un inexplicable cambio de tendencia”, aunque sin utilizar la palabra “fraude”, que no figuró en ninguna de las declaraciones de la OEA. 

Más adelante, agregan que Morales "es responsable del avasallamiento de las instituciones democráticas bolivianas, los que han desencadenado un reclamo ciudadano en defensa de su voto y voluntad popular”. 

Por último, el bloque que comanda Carrió tilda de terrorista a Morales. Las recientes declaraciones del ex mandatario han dejado en claro sus indudables intencionalidades terroristas, al llamar a tomar las armas a la población civil de su país, sumado a la intensa actividad política que viene realizando".

Para terminar, el texto concluye: "Es incompatible el carácter de refugiado con las prácticas que lleva a cabo Morales en la Argentina y, menos aun, si las mismas implican la posible comisión de ilícitos como la incitación al terrorismo”,  añaden desde el bloque de diputados de la CC ARI. 

Vale aclarar, que en un párrafo del texto la "denunciadora serial" de la oposición describe al caracter de refugiado según la  Convención de Ginebra. Allí, detallan que la calificación se imparte a ´Toda persona que, debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, pertenencia a determinado grupo social, de genero u orientación sexual, se encuentra fuera del país de su nacionalidad y no puede o, a causa de dichos temores, no quiere acogerse a la protección de tal país", situación por la que atraviesa tanto Morales como todo su ex Gabinete.

Sin embargo, los legisladores de Carrió sentencian: "El ex Presidente Morales no encaja en ninguna de estas figuras”. 

El pasado 10 de noviembre, Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia después de tres semanas de violentas protestas en todo el país contra su reelección, y tras perder el apoyo de las fuerzas armadas y la policía y soportar todo tipo de presiones nacionales e internacionales. En ese contexto y ante la escalada de violencia, dos ministros del gobierno de Evo Morales se refugiaron en la embajada de Argentina en La Paz