El viaje relámpago en medio de la pandemia del ex presidente, Mauricio Macri, al país vecino del Paraguay generó un sinfín de especulaciones sobre el motivo de su visita. Ya desde su arribo, Macri quedó en el ojo de las críticas por las imágenes del afectuoso abrazo con el Horacio Cartés, que no tenía tapabocas, en una clara violación al distanciamiento social.

A esa imagen se le sumó un diálogo de Mauricio Macri con la prensa paraguaya, donde se lo ve sin barbijo y otra vez sin el distanciamiento necesario para evitar el contagio del virus.

La pregunta que surgió a partir del viaje relámpago de Macri, en un avión privado que puso a disposición el ex presidente Horacio Cartes por medio de su empresa tabacalera, es cual fue la urgencia del encuentro, en especial en un contexto donde la mayoría de los actos institucionales se realizan en formato remoto.

En un primer momento, trascendió que la visita se daba en el marco de una reunión para hablar temas relacionados a la Fundación FIFA; el cargo que le inventaron a macri para seguir vinculado en la agenda pública. Sin embargo, Conmebol rápidamente desmintió esa versión.

Por la tarde, se terminó de confirmar el sentido político de la visita, cuando el ex presidente argentino logró concretar un encuentro con el actual presidente paraguayo, Abdo Benítez, con quien Macri comparte afinidades políticas.

Ambas reuniones fueron vistas de manera crítica por partidos opositores al gobierno paraguayo. Entre ellos, el presidente del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), Efraín Alegre, quien a través de Twitter expresó: “Los traidores van a repartir los maletines del negociado que postergó al Paraguay por 30 años. El acuerdo Cartes-Macri en Yacyretá, que el traidor de Mario Abdo, en campaña prometió romper. Sin embargo, lo aprobó dos veces”

En la Cámara de Diputados de nuestro país, se presentó un proyecto de declaración de repudio al expresidente Mauricio Macri por su viaje al Paraguay en medio de la emergencia sanitaria. La iniciativa, impulsada por el legislador Nicolás Rodríguez Saá, expresa que su rechazo a la “irresponsabilidad, es momento de cuidarnos y no como hizo Macri de viajar en un avión privado para almorzar en otro país excusándose en su rol institucional” y agrega: “Es notorio cómo ni siquiera respetó el distanciamiento social y tuvo un contacto cercano con Horacio Cartés”.

En la jornada de ayer, el canciller Felipe Solá explicó, por su parte, que Macri “como cualquier otro ciudadano deberá cumplir con todos los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias", es decir, realizar un aislamiento total por el término de catorce días.