Horas antes de el presidente anunciara la profundización de la cuarentena, en el canal opositor Todo Noticias transmitieron el homenaje que militantes de la Izquierda realizaron en Puente Pueyrredón por los 18 años de la masacre de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, como si fuera una protesta por la extensión de la cuarentena. 

El 26 de junio de 2002, Maximiliano KostekI de 25 años y Darío Santillán de 21 años, ambos militantes de la Coordinadora Aníbal Verón, estaban cortando el Puente Pueyrredón, en una jornada de protesta en reclamo de planes sociales, y fueron asesinados a manos del comisario Franchiotti y del oficial Carlos Quevedo en el hall de la estación Avellaneda.

Se supo después que Maximiliano estaba socorriendo a Darío, ya caído en el suelo, cuando el policía le disparó por la espalda. El diario Clarín tituló el hecho simplemente así: "La crisis causó dos nuevas muertes".

Si bien los ejecutores fueron condenados, todavía falta que se juzguen a los entonces funcionarios del Gobierno Nacional que dieron la orden de reprimir.