Al mismo tiempo que desde Casa Rosada evalúan la forma en la cual se irá saliendo de la cuarentena obligatoria, tres provincias de la Argentina profundizaron las medidas y exigen el uso de barbijo para transitar por la vía pública. 

En primer término, fue Catamarca quien adhirió, y cabe remarcar que aún no se registraron casos positivos del virus. “El uso del barbijo hace que la gente se lleve menos las manos a la cara, que hable menos, que reconozca una enfermedad. Y su uso en la provincia es de cerca del 95%. No tenemos una multa por no usar barbijos: hemos instalado la obligación de usar barbijos y hemos tenido una respuesta de la sociedad no esperada y bastante importante", resumió el gobernador de Catamarca, Raúl Jalil. 

Para el caso de La Rioja, donde sí existen 8 casos, comenzó este lunes, aunque con una especificación un tanto más flexible: permite cualquier elemento que cubra la nariz y boca, por lo que también se puede circular con pañuelos o bufandas.

Por último, desde el 10 de abril se sumará Jujuy, donde el gobernador Gerardo Morales informó que impondrá multas de mil pesos a quienes no lo cumplan. La obligatoriedad fue anunciada por Morales en sus redes sociales "luego de un análisis profundo y consenso entre especialistas de la salud".

Gerardo Morales on Twitter

Según precisó Tiempo Argentino, la decisión del gobierno jujeño responde "a la necesidad de prevención de posibles contagios por coronavirus por posibilidad de tránsito de personas en la vía pública que sean asintomáticas de la mencionada enfermedad", argumentó y explicó que el uso del barbijo “tiene que seguir acompañado de todas las recomendaciones como del lavado de manos, uso de alcohol en gel y el distanciamiento social".

En esa provincia se registraron 5 casos positivos, de los cuales 3 ya fueron dados de alta y los otros dos evolucionan de manera favorable.