El representante diplomático argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, dijo que el remito hallado en la Fuerza Aérea bolivianaconfirma que las armas enviadas fueron contrabandeadas con el objetivo de golpear a la democracia de esa nación.

“Lo último que faltaría sería que se encontrase algo en la Fuerza Aérea, algo de lo que pudo haber sobrado de la utilización que hicieron en la represión del 12, 13, 14 y 15 de noviembre”, aseguró Basteiro en declaraciones a Radio 10.

El ministro de Defensa de Bolivia, Edmundo Novillo, anunció el hallazgo de un "acta o remito de ingreso" de la Fuerza Aérea de ese país que certifica el ingreso de municiones anti-tumulto, sprays de gas pimienta y granadas de gases lacrimógenos llegadas desde la Argentina.

Según confirmó el embajador argentino en Bolivia, hoy se reunirá con Edmundo Novillo para analizar las pruebas.

“También en Bolivia están llevando a cabo una investigación por contrabando”, afirmó el embajador y agregó que aún no han podido identificar quién habría hecho el pedido del material antidisturbios a la gestión del expresidente Mauricio Macri.

La investigación del envío de material antidisturbios argentino se está llevando en paralelo con la investigación del envío de gases lacrimógenos que hizo Ecuador al gobierno de Jeanine Añez durante las represiones de Sankata y Sacaba del 2019.

“Lo que se supo en ese caso es que el pedido había surgido de un llamado telefónico de la ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, con una alta autoridad del gobierno ecuatoriano”, sostuvo Basteiro.

El embajador argentino indicó finalmente que investigarán “de qué manera se hizo el pedido formal” de envío de material represivo al entonces Gobierno argentino, encabezado por Mauricio Macri, ya que todavía no se sabe si fue “un llamado telefónico o vía los enlaces de seguridad”.